Cuando tenemos una relación sexual, el cerebro libera dopamina, un neurotransmisor cerebral relacionado con los centro de placer del cerebro, pero cuando vemos porno en pporno.xxx, esta dopamina es descargada por el cerebro en una cantidad mucho mayor, en otras palabras, el individuo siente mayor placer.

Esta es la principal razón de la adicción, el organismo siente la necesidad de volver a producir esta cantidad de dopamina, es por eso que repite la conducta con la que obtuvo ese gran placer, en este caso el observar pornografía.

Existe otro problema, el organismo del individuo que está comenzando a crear el hábito de la pornografía va cambiando, y con el tiempo el cuerpo va a pedir mayor cantidad de dopamina para sentir el mismo efecto, en otras palabras, va a repetir más veces la acción en la cual se libera la dopamina, en este caso, observar más pornografía, y cada vez más.

Y es por eso que a la larga, se convierte en un círculo vicioso en el cual el individuo no va a poder controlar sus propios impulsos, y va a hacer lo imposible por repetir las acciones que permiten la liberación  de la dopamina que tanto desea. Así es como nace un adicto a las peliculas porno.

Cuando se tiene acceso a un medio que contiene pornografía, siempre hacen mención de las advertencias, que es un material no apto para menores de edad, esto porque los adolescentes suelen tener menos control sobre sus impulsos, y por lo tanto son presa fácil de la adicción, y no solamente me refiero a la pornografía.

La adicción no es fácil de superar, porque ya depende de la química del cuerpo y en especial del cerebro, sin embargo siempre existen grupos que pueden ayudar a las personas a salir de ese terrible agujero de la adicción, en la cual es esta terrible enfermedad quien controla tu cuerpo.

La pornografía, así como cualquier actividad que brinde placer puede llegar a ser un hábito recurrente, y continuar hasta convertirse en una adicción si no se utiliza responsablemente, porque existen casos en los que el porno es utilizado como una herramienta que favorece el erotismo en pareja e incrementa la creatividad durante la práctica sexual, en otras palabras, mejora la relación en pareja, y eso no es algo negativo.